Entrevista a Silvana Montañes

Silvana es de esas personas que se les nota el espíritu inquieto y buscador, su creativo atelier de madera y techos altos está lleno de obras que nos hablan de eso. Rostros y miradas profundas que parecen decirnos algo, animales protectores en madera, relieves y una gran mesa de taller hecha para compartir con otros la experiencia de llegar al centro de uno mismo y crear. Conversamos con Silvana Montañes sobre su obra y camino recorrido, te invitamos a conocerla.

¿Cómo descubriste tu pasión por la pintura?

De chica siempre me gustó el dibujo y como no había tanto en esa época para aprender, ni academias me fui formando así con lo poquito que veía… Me acuerdo de Cacho Bochinche,  que estaba “Victor y sus Marionetas”, que hacían manualidades y siempre los observaba. Mi interés siempre fue todo lo manual. Años después hice la Escuela de Bellas Artes y recorrí varios talleres, dentro y fuera de Bellas Artes. Hice cerámica, mármol, fotografía, madera, pintura y fui por varios caminos, buscando en cuál me sentía más cómoda. Por ejemplo, con el mármol no me encontré, pero llegué a la conclusión que el tallado en madera, la pintura y la fotografía era lo mío, también el dibujo digital -que incluye la parte de la fotografía con el tema del retoque-.

¿Qué aprendizajes te dieron los talleres?

Yo siempre fui de ir investigando por mi cuenta, aprendía las técnicas y después las trabajaba mucho en casa.

¿Qué técnica utilizas para tus pinturas?

Utilizo el acrílico, pasé por técnica mixta, pero en este momento solamente acrílico.

¿Dónde buscas la inspiración para tus obras?

De la vida misma, estuve muchos años viviendo en Punta Colorada y de ahí surgieron parte de los tallados y pinturas de animales, después la figura femenina es lo que más me llama… los hombres están presentes también, pero sin duda que resalta más la mujer.

¿Por qué razón te gusta abordar la figura humana?

Creo que todos estamos acá para conocernos y cada persona es un mundo, partiendo de cada mirada es como que me dejo ir y cada obra es un mundo diferente. La mirada es una de las cosas que más me gusta, porque creo que refleja muchas cosas. 

¿Qué es lo que buscas transmitir en tus obras?

Intento volcar lo que tengo adentro, siempre con color, con alegría y buena vibra ¡nunca para abajo!

¿Qué papel juega el color?

El color es muy importante porque transmite cosas, es como un estado de ánimo. Si trabajás un cuadro todo en azul te va a transmitir tristeza o melancolía… pero un cuadro con colores rojos te puede hacer sentir más la pasión, el amor, la vida, por supuesto que tiene que ver con cada uno, es subjetivo. Sin duda mi estado de ánimo tiene que ver con lo que voy a pintar. Y muchas veces pinto trilogías, como diferentes miradas de un todo.

¿Qué es el arte para vos?

¡Qué pregunta! (Risas) Creo que es algo que sigo buscando, una parte que uno tiene dentro para explorar. Es una búsqueda que involucra mi persona y todo lo que tengo alrededor. Se relaciona con el autoconocimiento y el por qué haces las cosas, como la vida misma.

¿Tienes una rutina de trabajo?

Este taller es bastante nuevo, pero me hago el mate, me vengo para acá y arranco a trabajar. Voy intercalando la pintura y el tallado en madera, o si me entra un encargo avanzo con él y después termino con lo que estaba. No soy muy estructurada, me dejo ir hacia lo que vaya surgiendo.

¿Dónde consigues el material con el que trabajas los tallados? 

Muchas maderas fueron de árboles caídos, sino compro en las barracas. He trabajado con Cerejeira, Cedro del Líbano, Cedro Rosa, Paraíso, Ciprés, pero con las que más me gusta trabajar es con Cedro del Líbano y Cerejeira.

También tienes abierto talleres de pintura

Sí, por el momento solamente de pintura y no de tallado, actualmente con adultos, pero la idea es tener para niños y adultos.

¿Cómo es venir a tu taller a aprender?

Me gusta que la vivencia sea poco estructurada, como a mí me gusta y como yo aprendí. Al principio pueden venir y copiar algo de lo que está acá, después ya se corta el hielo y cada uno hace algo que le interese. Mi estilo no es ponerte a dibujar una manzana, ni a dibujar algo en particular, prefiero que cada uno busque dentro y trabajar en base a lo que le aflore a la persona. A partir de ahí vamos mejorando. Muchas veces lo que quiere la persona es involucrarse directamente con la técnica, en este caso con la pintura, así que les doy las herramientas para que puedan seguir practicando en su casa.

¿Te has enfrentado con dificultades?

Sí, siempre. Sobre todo cuando te hacen un encargo, porque no es lo mismo inspirarte y hacer lo que quieras, a que alguien venga con una idea y vos tratar de entenderla, eso siempre es un desafío. Por supuesto que trato que salga de la mejor manera posible. Con algunos cuadros también es un desafío, por ejemplo el de portada de los personajes del Uruguay fue un desafío, buscarlos, juntarlos e integrarlos, porque no parto de un boceto, voy directo al lienzo, si probara antes capaz sería más fácil, pero bueno, es como me gusta trabajar (risas).

¿Cuáles son las satisfacciones?

¡También bastantes! Cuando siento que lo logré, cuando veo la obra terminada y que es lo que yo quería transmitir. Y cuando tuve alguna dificultad, más se disfruta. También cuando ilustré la tapa de un libro, eso fue una gran satisfacción… La chica que estaba escribiendo vino al taller y vio un cuadro que hice con diferentes etnias y justo el libro que estaba escribiendo hablaba de eso, así que me encargó a los hombres e hicimos un mix de caras de hombres y mujeres. El libro era de la Universidad de Edimburgo.

El Atelier está al lado de Barbas Kitchen, el almacén cantina

Sí, mi marido es cocinero y ya en Punta Colorada habíamos hecho una experiencia parecida y decidimos abrir acá en La Barra también. Estamos de miércoles a sábado a la noche y los sábados al mediodía. Pagando un ticket se presenta un menú fijo con diferentes platos de todo tipo: morrones ahumados, tortilla de papa, chile con carne, legumbres, escabeches, camarones, siempre acompañado con fiambres de sabores propios y foca­ccia. Hay una gran variedad de whiskies y maltas. Pasar por acá también es una excusa para ver arte por el Atelier. Hace 6 meses que abrimos, pero ya nos hemos hecho un público, la gente se va contenta y le comenta a otros que van llegando.

PARA COMUNICARSE CON
SILVANA MONTAÑES

Instagram: @artsilvana
Atelier: Bartolomé Hidalgo y Blue Disa

Comentarios

mood_bad
  • Sin comentarios aún.
  • chat
    Añadir un comentario